SUP – Capítulo 11

Que hay, ahora si será una semana de muchas salidas (ahora que se puede) como verán a pesar de ser diciembre no ha habido ningún cambio en la pagina primero no es flojera, de verdad que no me da tiempo y como se que prefieren una salida de su serie favorita a que ponga algo pues ya esta, aun así tratare de por lo menos agregar algún baner.

Así que ‘Salidas contempladas’ fechas sin decidir…

Kaoru Manga… pendiente, esta si fue mi culpa, entregue muy tarde a Novark la traducción y las imágenes además de que parecían tomar más trabajo.

K&M – Ya esta casi listo, faltara una página y revisar todo en busca de algún error.

Habilidades Promedio – Ya tengo un capitulo listo y falta solo revisar.

HeroXMao – Un capítulo listo, seguramente será salida doble el viernes.

Heroínas Apocalipsis – Aun nada, bueno no puedo tener todo listo, también quiero hacer otras cosas.

Ya sin más, disfruten su capítulo de SUP, recuerden errores y demás en comentarios…

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

SUP – Capítulo 11 – Acosador

“Volveré…” (Fernand)

Kaoru tenía una sonrisa amarga.

Este cliente era Fer-san, un amigo de Alan-san y recientemente él ha estado visitando a Kaoru.

Incluso cuando el comedor está en su momento más ocupado, él continua llamando a Kaoru a su lugar y le pregunta sobre un montón de cosas…

De continuar haciendo esto, es probable que la consultoría termine baneada.

Esto debido a que ella solo lo tiene permitido durante su ‘tiempo libre’.

En primer lugar, durante la hora más ocupada, ellas apenas y pueden mantener el ritmo solo con Eme-chan y Agarte-chan.

Incluso Alan-san se apega a estas reglas…

Ese cierto cliente, continua observando a Kaoru, aun mientras que come la sopa de pasta (udon)… el cual es uno de los platillos que prepara Kaoru y que gracias a su popularidad fue añadido al menú.

Él posee una hermosa cabellera rubia y no es mal parecido, pero aun así, para Kaoru solo le deja una impresión…

Asqueroso… (Kaoru)

El primer príncipe Fernand, ha despertado un gran interés en Kaoru, él trabaja duramente, completa sus obligaciones y después se dirige inmediatamente al comedor donde Kaoru trabaja, esto a diario.

No es como si el ya fuera el Rey, así que la carga de trabajo que tiene, nunca fue demasiada en primer lugar, solo era que él no estaba lo suficientemente motivado.

Y por alguna razón, él no invitaba a Fabio y solo se comportaba como un sociópata.

Alan había tenido que regresar a su territorio justo el otro día y por tanto estaría ausente por un tiempo.

Así que sin saberlo (ni importándole) Fenand incomodaba a los demás.

Hasta ahora, todos siempre habían estado listos para servirle tan pronto como el los llamara. Así siempre había vivido en el castillo y él era tratado como la prioridad solo después del Rey.

Debido a eso, Fernand rápidamente olvido la razón que Alan le había dado acerca del horario de la consultoría.

A pesar de que Alan claramente le había dicho que la consultoría solo estaba disponible después de que el comedor recibiera la última orden y las otras meseras cubrieran a Kaoru.

Sin importar la situación, los demás debían de adaptarse para servirle.

Ese era el sentido común para la familia real.

Y así, finalmente Fernand termino por ir a la hora más ocupada y llamar a Kaoru o incluso interrumpirla cuando aún estaba dando consultoría a otras personas sin que pareciera importarle.

El siguió insistiendo hasta el punto de hartar a Kaoru con cosas sobre las que ella no quería hablar, como su información personal.

En un principio, Kaoru trato de llevarlo de la mejor manera, ya que él era amigo de Alan-san.

Kaoru le respondía con seriedad las preguntas que tenía, incluyendo algunas bastantes estúpidas sobre política nacional.

Pero la actitud y arrogancia de Fernand, rápidamente llegaron al punto en el que Kaoru ya no quería responderle nada más.

Se trataba de una molestia que ni Kaoru, las otras meseras y clientes, podían seguir aceptando.

Hay un límite para todo.

Ciertamente pagaba bien.

Pero aun cuando daba una gran cantidad de dinero, la molestia persistía.

Al final, Kaoru decidió pedirle permiso al dueño del comedor para su siguiente acción.

Dado que el dueño sabía de su molestia y del problema que les acusaba a ella y las otras meseras, él rápidamente estuvo de acuerdo.

 

“Lo siento mucho, ya no puedo permitirme el seguir sirviendo a Fer-san más. Por favor si quiere ordenar algo, pídaselo a otra mesera.” (Kaoru)

Aun así, al siguiente día, Fernand se negó a que Argete-chan lo atendiera y solicito a Kaoru, a pesar de encontrarse más lejos y estar ocupada. Fue por eso que Kaoru se negó de inmediato.

Los otros clientes que lo escucharon se sintieron más aliviados.

Fernand no podía entender lo que Kaoru le había dicho. Y tras un momento, él se puso furioso.

“¡Qué! ¡¿Pero qué dices?! ¡Cómo te atreves!” (Fernand)

Kaoru le respondió calmadamente.

“Te lo diré una y otra vez de ser necesario. ¡Tantas como haga falta!

Estas molestando a los otros clientes ¡Yo ya estoy en mi limite! ¡Todos lo estamos! Si Fer-san quiere ordenar y que le sirvan, desde ahora, pídaselo a las otras meseras. Y por supuesto ¡La consultoría ya no aceptara más, ninguna otra solicitud de Fer-san!” (Kaoru)

Fernand se levantó de su asiento y se le quedo viendo a Kaoru.

“¡Pero soy un cliente! Como te atreves a hacerle algo así a un cliente…” (Fernand)

“El dueño está de acuerdo con que Fer-san no tiene que volver si es que sigue solo solicitándome a mí.” (Kaoru)

De los alrededores, las voces de los otros clientes dejaron salir su admiración.

“Que… que… que…” (Fernand)

Hasta ahora, no había habido nadie quien se atreviera a negarse a alguna solicitud de Fernand a excepción de sus padres y sus dos amigos. Él se sintió frustrado por que la situación no salía como él quería y la ira lo consumió.

“¡Ven!” (Fernand)

Fernand rapantemente sujeto a Kaoru de su brazo y trato de llevársela.

N.T. Yes lolita – no touch

“¡Me lastimas! ¡Por favor detente!” (Kaoru)

Sin importarle lo que decía, él siguió intentando llevarse a Kaoru.

“¡Vamos mujer! Tú no perteneces a este lugar. ¡Vendrás conmigo!” (Fernand)

Eme-chan y Argate-chan, así como los otros clientes, se levantaron y le cerraron el paso a Fernand.

Además, desde la cocina, el dueño y los cocineros, también salieron.

“Como se atreven, ¿Acaso no saben quién soy…?” (Fernand)

Sin poder terminar de decir eso, Fernand finalmente noto la fría mirada de los que lo rodeaban así como los ojos de odio de Kaoru. Fernand se quedó sin palabras.

El finalmente se enfrió la cabeza y se arrepentía.

En tal situación, ¿Qué es lo que pensaba decirles?

El nombrar a la familia real, solo haría que se ensuciara su buen nombre…

Él soltó el brazo de Kaoru de su agarre y se marchó en silencio.

“Todos ustedes, siento mucho la conmoción…” (Kaoru)

Ante la disculpa sincera de Kaoru, todos los clientes y demás, dijeron…

“¡No es tú culpa Kaoru!”

“¡Siempre te protegeré, así que no te preocupes!”

Etc…

Todos les dirigieron una cálida respuesta. Claro está que ellos lo vieron todo y que también amaban a Kaoru.

Fue por eso que al ver lo que pasaba, todos los clientes presentes se levantaron.

 

Tres semanas después de eso.

Fernand no se había mostrado en el comedor después de lo ocurrido y Kaoru había vivido días pacíficos.

Todos en la tienda y los clientes habían estado bien.

Y así, como era usual, Kaoru aprovechaba sus días de descanso en la biblioteca reuniendo información.

Ella estaba ahora al tanto de este continente o más bien de este mundo.

Acerca de los reinos vecinos, la situación política, etc…

Al oeste del continente se encontraba el reino de Brancott, el cual tenía forma de península. Al norte y al sur, había mar. Este reino se encontraba rodeado por otros cuatro reinos. 2 al este y dos al oeste.

La situación política era estable y podría decirse que este era un ‘un buen reino donde vivir’.

Tal parece que Celes me dejo en un buen lugar. (Kaoru)

Kaoru pensaba esas cosas mientras que barría la entrada del comedor antes de la hora de abrir. Y fue entonces que un glamuroso carruaje llego a donde ella estaba.

“Oye chiquilla, ¿este lugar es ‘Mapuku-tei’?

Del carruaje se asomó un noble que le pregunto eso mientras la veía hacia abajo.

Ah, por cierto ese era el nombre del comedor, sin ninguna clase de giro y bastante casual.

N.T.I. Mapuku – saciar, Tei – cuarto de té o pequeño restaurante.

“Ah, sí, así es…” (Kaoru)

No es buena idea ir en contra de los nobles.

No, lo haría de ser necesario. Claro está.

“Entonces, ¿Conoces a una chica llamada Kaoru?”

“Si usted busca a Kaoru, esa soy yo…” (Kaoru)

Puedo sentir un sentimiento desagradable.

“¡Que hay con eso! ¡Y pensar que Kaoru es una chiquilla así!”

El noble dejo salir su voz por la ventana. No parecía complacido con la apariencia de Kaoru.

“Toma esto.”

Claro está que dijo eso desde la ventana del carruaje, él ni siquiera se molestó en abrir la puerta.

Kaoru alzo su mano y alcanzo lo que parecía ser una carta. No es como si pudiera hacer algo más.

Al mismo tiempo, bajaron una caja del otro lado y la pusieron en el camino.

Entonces la ventana del carruaje se cerró, la persona que dejo la caja también abordo el carruaje y entonces se fueron sin dar más explicaciones.

“… ¿Qué fue todo esto?” (Kaoru)

Kaoru tenía un mal presentimiento… esto olía a problemas.

Eso era lo que en verdad sentía.

Por cierto, ella no toco la caja.

Ellos no dijeron nada y además, el lugar donde la dejaron no fue frente a su tienda, sino más bien en la de al lado.

Así que seguramente, se trataba de algo para alguien más.

El tocarla sería algo que haría solo un ladrón. Seguro que sí.

Yo no he recibido nada y eso fue entregado a la tienda de al lado.

Y así, cuando Kaoru volvió a revisar, la caja ya no estaba ahí.

Muy bien, tal parece que el destinatario ya la ha recibido.

Bueno, ahora el único problema es esta carta.

El contenido de la carta era una invitación.

Se trataba de una invitación a una fiesta que se llevaría a cabo en el palacio real la siguiente semana.

¡Justo como me lo advertía mi premonición! ¡Esto no puede ser nada bueno!

 

҉

El Vizconde Aleman estaba disgustado.

PDV Vizconde Aleman.

Me encomendaron entregar una invitación personal por parte del mismísimo primer príncipe para la fiesta que se celebrara la siguiente semana.

Eso era algo bueno.

No se trataba de esas invitaciones ya hechas, sino que una escrita a mano por el primer príncipe. La misma que me fue entregada directamente en mi mano… eso fue placentero.

¿Sería el receptor alguien al que el primer príncipe guardaba cariño?

De en verdad serlo, eran buenas noticias para mí el que me encomendara una tarea así…

Pero al revisarla, ¡veo que quien la recibe es una plebeya!

¡Pero qué es esto! Yo soy un Vizconde y ahora debo de actuar como un cartero para una plebeya.

Al sentir tal humillación vi todo oscuro.

Además de la invitación, también era necesario que entregara una caja con un vestido y zapatos por parte del príncipe.

¿Acaso esta plebeya era la amante del príncipe?

¿Acaso planea presentar a su amante durante la fiesta?

De ser verdad, entonces seguía siendo algo bueno para mí… tengo que apresurarme.

 

Diferente de lo que había pensado, quien la recibe es una chiquilla.

Como esperaba, no se trata de la amante. ¿Pero en que está pensando el príncipe…?

Ya que seguía siendo una invitación personal yo tenía que entregarla.

Se la pase por la ventana del carruaje con tal de no tocar a la plebeya.

Ya que no era necesario que le entregara personalmente la caja, deje que mi sirviente la bajara.

Termine mi trabajo y ahora regreso rápidamente.

Pero que desagradable…

 

҉

PDV de Kaoru.

No puede ser algo bueno… quizás…

Y claro está, fue apropósito el que ignorara la caja.

Y más que nada, no puedo entender el propósito de esta invitación.

Es verdad que buscaba tener cierto apoyo. Pero nada de este grado.

Una cantidad considerable de comida ha sido almacenada.

Por su puesto, el dinero también se encuentra en la ítem-box.

Como aprendí de la vez anterior, esta vez también hay suficiente agua. Ya que no me puedo bañar o lavar solo con mis pócimas.

Muy bien, ya me he decido.

 

Seis días después de haber recibido la carta, después de que el comedor cerrara, Kaoru reunió al personal y al dueño, diciéndoles que tenía que avisarles de algo importante.

Y así, honestamente, ella les dijo que gente importante le habían puesto el ojo y que le habían llamado.

Claro está, ella no mencionó al palacio real, aun así no había mentido.

Todos parecían sorprendidos y le dijeron…

‘Si tú no quieres, entonces deberías de escapar ahora mismo’

Así que ella se rio y les dijo que estaría bien.

Eme-chan y Agarte-chan, lloraban mientras que la abrazaban. ¿Acaso están tristes de que su ingreso extra se perderá?

No, todos en verdad están tristes.

Me la pase realmente bien, aunque solo fue por algunos meses.

En este tiempo ya me he enterado de la situación en los alrededores así como de la cultura y la economía entre otras cosas…

Es momento que me marché.

Mañana trabajare hasta la hora del almuerzo como es normal y entonces dejare la tienda.

No estoy escapando.

Yo asistiré al palacio real.

Esta vez hare las cosas como se deben y me asegurare de que no haya persecutores.

 

⇐ANTERIOR        ⇔ÍNDICE        SIGUIENTE⇒

 

 

Anuncios

12 comentarios en “SUP – Capítulo 11

  1. Gracias por el capítulo.
    No pude evitar pensar en algo como “cuando tu acosador es tu madrastra, tu hada madrina y el príncipe al mismo tiempo XD” ahora que le robaron el vestido (o ella lo ignoró no estoy seguro) que hará nuestra kaorucienta?
    Ya quiero ver que sigue. Es una lástima que deje el restaurante

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s