Villana y Gato – Capítulo 6

Y ya por último nos despedimos de esta novela corta, espero que les haya gustado tanto como a mí, pronto nuevas sorpresas, así como una actualización a la pagina.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

La villana es forzada por la heroína para ‘intimidarla’, o el gato las pagará.

Autor – Amanose (天ノ瀬)

Capítulo 06 – El evento de la condenación ha terminado, y nuestras vidas continúan.

Sisfort chasqueo sus dedos.

-ese momento.

El viento sopló y todo su cuerpo se vio envuelto en una gentil luz.

Los gritos de asombro se escucharon en todo el salón.

La vista de las partículas de luz volando por el salón, era hermosa, tanto que yo solté sin pensarlo un “¡Wow!”

Aun así, tras ver lo que apareció después de que las luces se desvanecieran, yo deje escapar el mismo sonido, solo que con un significado diferente…

“¡¿Wow?!

Si-¡¿Sisfort?! Ehh, ¡¿Cómo?!”

Lo que emergió de la luz fue mi gato predilecto, aquel esponjoso gato atigrado. 

Durante estos últimos cinco años, él ha sido lo más importante para mí…

“Ku~ ¡¿gatito negro atigrado…?!”

Se trataba del gatito de siempre, con la expresión de siempre.

Mi cabeza no podía seguir el ritmo, yo había olvidado hasta como respirar y mi mirada no se apartaba del gato.

¿De dónde salió ese viento? ¿Acaso ese viento trajo al gatito aquí?

El gato caminó hacia mí de forma genial, como si él fuera la estrella del espectáculo.

“¡¿Ehh?! ¡¿Sisfort?! ¡¿Gatito negro atigrado…?! C-c-co-¡¿Cómo?!”

“¡A mi me gustan los gatos!”

¡El gato habló! Y lo que es más ¡Lo hizo con la voz de Sisfort…!”

 Yo sentía que la conversación no tenía ningún sentido, pero no podía dejar pasar esta conversación.

Yo estaba tan impactada que prácticamente había olvidado hasta cómo moverme y me encontraba paralizada, simplemente en mi sitio sorprendida.

El gato Sisfort continuó hablándole a Luluna.

“Fue realmente molesto el tener que haber soportado tú farsa, sin mencionar que querías matarme. Yo creo que palabras como “¡¡P*** gato!!” “¡Estúpido gato!!” “¡¡Gato mugroso!!” no son maneras para la hija de un barón y sobre todo…”

Sisfort, con un tono de voz que nunca antes había usado, dijo cosas realmente sorprendentes.

“-¡Te quemaré hasta las cenizas!- eso fue lo que ella me gritaba mientras que me perseguía con flamas en sus manos durante la noche, lo que fue realmente molesto. Una dama rompe su toque de queda, escapa de su dormitorio, me ataca durante mi sueño y me grita que me castraría… tal parece que ella tiene ciertos pasatiempos que no corresponden con los de una doncella.”

Yo estaba aterrorizada.

Esta es la primera vez que escuchaba sobre todo esto.

Quizás Sisfort no mentía.

Tal parece que Luluna había estado persiguiendo al gato mientras gritaba vulgaridades y trataba de cometer actos crueles con él.

-Eso suponía, pero.

Ahora que se sabe que a quien había estado persiguiendo era a un hombre humano adulto, aquel comportamiento era sin duda completamente bizarro.

Tras haber escuchado eso, Luluna no parecía saber cómo reaccionar y su rostro pasó de rojo a azul.

Su profuso sudor comenzó a caer sobre su vestido y a dejar marcas en él. Ella parecía estar sudando todo el maquillaje que llevaba y ahora se encontraba sobre su vestido de matrimonio.

Luluna negó con su cabeza y apretó sus dientes. 

Parecía que ella murmuraba algo.

Porqué… por que este mundo… me trata así… yo soy la heroína… no se supone que la historia sea así… se supone que ese gato solo era un personaje secundario… en aquel momento… ¿acaso me perdí de este evento…? Esperen… me pregunto… y ¿sí…?

Sebastian le gritó a Sisfort mientras que miraba a Luluna, quien lucía extraña.

Aunque hasta hace un momento ellos parecían tan acaramelados juntos, ahora se podía notar cierta distancia entre ellos.

“¡No puedes insultar a Luluna así!”

“¿Insultar?”

Sisfort una vez más se envolvió en una luz mágica y regresó a la forma de un joven y apuesto noble.

Aún envuelto en aquel brillo, él continuó hablándole a Sebastian con una voz aún más grave que la anterior.

“Tú, quien continuamente insulto a su prometida, Merusha, por cinco años… tienes el valor de decir eso ahora. Tú que descaradamente y a la vista de todos engañas a tú prometida con otra y que al final, incluso dejaste que tú prometida pasara vergüenza al tener que entrar sola. Crees que alguien cuerdo rompería su compromiso enfrente a un sin número de testigos incluso cuando claramente se ve que estaba siendo infiel, avergonzando aún más a su prometida reconocida.”

¿Esta Sisfort enfadado por mí?

Yo repentinamente me sacudí nuevamente. E inmediatamente volví a mí.

…No, esta es la segunda vez que él se enoja de esta forma.

La primera vez fue cuando Sebastian me levanto la mano, él se colocó enfrente de mí así de enfadado.

Él siempre parece sereno sin mostrar sus emociones en su rostro.

Eso me hace sentir extraña, pero lo peor es que sin quererlo o pensarlo, yo lo involucre en todo esto y ahora lo hago sentir de tal forma.

¿Qué es esta sensación de satisfacción incomparable?

Algo inunda mi pecho, hace cosquillas, es cálido, inquieto…

Sebastian, se encontraba con la boca abierta incapaz de responder nada.

Sisfort me volteo a ver tan pronto como terminó. Él sostuvo mi mano como si nada hubiera sucedido.

“Gracias por esperarme. Vayámonos ahora.”

“Ehh~ ahh~ sí, ¡claro…!”

Sujeté su mano y caminé a su lado.

Los aristócratas que atestiguaron todo lo sucedido nos abrieron el paso y pudimos escuchar lo que decían.

“¡Acabo de atestiguar algo bueno! ¡Que fiesta tan genial! ¡Gracias!”

“¡Sean felices!”

“Y yo que pensé que se trataba de un gato callejero y lo ignoré pero… ¿Se trataba de Sisfort? Por lo que más quieras… que regrese el tiempo solo un poco.”

“¡El sonido de tú risa es adorable, Merusha!”

Siento que escuche algo extraño.

Sebastian y Luluna, quienes se quedaron atrás, también parecían recibir una gran cantidad de aplausos por parte de los aristócratas.

“Castración… grandes palabras. Que miedo…”

“No puedo creer que quisieras quemar un gatito… pero qué tan brutal puedes ser.”

“Esos dos hicieron enfadar al Duque de Heins. Tal parece que su futuro será duro.”

“Y dicen que van a casarse. Jaja, ese esposo corre peligro de ser castrado… ¡Jajaja!”

Tras alejarnos de la multitud, nosotros nos dirigimos al balcón.

El sol ya se había puesto y el cielo estaba cubierto de un color azul oscuro.

Las voces que se escuchaban poco a poco se volvieron distantes y el apacible viento de la noche silenciosamente nos rodeó.

Yo no sé qué debería decirle.

Tan pronto como me di cuenta de que estaba a solas con él, comencé a ponerme nerviosa.

Ahora que lo pienso, nunca ni en mis sueños más locos me hubiera imaginado que un día estaría frente a este hombre tras haberlo tratado como a un gato.

No es necesario decir que la realidad siempre supera a la fantasía.

Él entonces procedió a contarme cómo es que toda esta locura empezó.

Él rápidamente se arrodilló ante mí.

“Lo siento tanto, al haber guardado silencio por tanto tiempo cauce que sufrieras innecesariamente. El que yo me hiciera pasar por un sacerdote y de que me transformará, todo eso es por una norma impuesta a los estudiantes avanzados que monitorean la escuela y la protegen. Yo no podía intervenir abiertamente en los asuntos de los estudiantes o sus confrontaciones… ella… ella te manipulo… y eso también me dolía.”

“No, está bien. Yo simplemente… Estoy sorprendida. ¿En verdad tú eras ese gato negro atigrado?”

“Así es, yo siempre estuve a tú lado.”

Él me afirmó que todo era cierto, aun así, yo seguía nerviosa.

Recordé todo lo que hice a su lado y comencé a sudar frío. Yo jugué con él, lo acaricié, sobe su pancita, le di mi jamón a medio comer…

Recordando todo eso, yo sentí como mi cara comenzaba a calentarse.

“Uhm… lo siento… quiero decir… ¿No hice un montón de cosas extrañas…?”

“No te preocupes. En un principio estaba en contra de pasar como un gato para proteger la escuela… pero ahora que lo pienso, yo pude obtener algo que de otra manera nunca hubiera podido lograr.”

Él parece ahora contemplativo.

¡Detente! Yo no quiero recordar nada más.

Mi cara parece estar a punto de estallar…

Me dirigí hacia la barandilla y solté un quejido…

Él también se acercó a la barandilla y se colocó al lado mío. Entonces, él me dijo con una suave voz…

“Estos cinco años que pasé a tú lado han sido tanto divertidos como dolorosos.

Debido a que tú tenías un prometido, yo tenía que ocultar todo. El día de hoy, yo finalmente pude liberarme y decírtelo todo. Todo este tiempo… había estado tan enfadado con él y resistía el impulso de quemarlo… ha sido tan difícil.”

Levante mi rostro y lo miré directamente.

Su rostro era genial como siempre.

Aun así, podía sentir que su mirada temblaba. Él entonces corrigió su postura y se situó frente a mí.

Él me miró directamente a los ojos y dijo gentilmente…

“Siguiendo lo de hace un momento… te amo y quiero estar a tú lado. Continuemos construyendo memorias juntos. Por favor, no te alejes de mi lado.”

Para cuando terminó de hablar, mis ojos estaban llenos de lágrimas. 

Era como la contestación a lo que yo le dije en aquel momento cuando tan solo era un gato… aquel día…

¿Acaso mi amor por estos cinco años le llegó adecuadamente?

“…nunca imaginé que un día recibiría una respuesta de ti. En aquel momento… mi idea era adoptar a un lindo compañero con el cual estar siempre.”

Yo le conteste ya sin fijarme en que mis lágrimas se derramaban.

“Lo sé. Tu eres tan amable y cálida, y yo siempre ame como me mantenías a tú lado y me hacías compañía. Desde hace cinco años… y de ahora en adelante también.”

Le conteste con una voz que parecía quebrarse a lo que él me sujeto fuertemente entre sus brazos.

“De ahora en adelante, te amare muchísimo.”

Él beso mi mejilla.

Nuestras caras dibujaron una dulce sonrisa.

**********************************************

Después de medio año de prometidos, Yo, Merusha y Sisfort nos casamos.

Aquel día yo regresé a casa y les conté a mis padres sobre la propuesta de matrimonio y que tras romper mi compromiso, aquellos dos terminaron desmayándose.

Repentinamente, algo extraño me sucedió y por alguna razón, sucede que ahora tenía una relación con un Duque.

*

**

***

Hay cinco gatos en esta mansión y yo los amo mucho.

Ocasionalmente, un gato negro atigrado se mezcla entre ellos. Cuando lo descubro, yo suavemente lo acaricio, cepillo su esponjoso pelaje y lo abrazo.

De otra manera, el gato atigrado se mostraría celoso.

Es una sensación incómoda porque entonces todos los gatos se pelean por mi atención.

Y es por eso por lo que yo debía mostrar claramente mi amor a ese gato negro atigrado todos los días.

***************************************

Hay nuevos rumores circulando, tal parece que Sebastian y Luluna se han separado tras un par de meses.

Tras aquella fiesta donde la evidencia fue mostrada a todos los presentes, su amor pareció morir.

El extraño drama que sucedió en medio de aquella fiesta se convirtió en el centro de atención de los encuentros sociales que le siguieron.

Una turbulenta historia de amor e infidelidades. Era claro que se convertiría en el tema de moda.

Tal parece que los apodos de Luluna iban desde ‘Señorita Crueldad’ a ‘Lady roba maridos’. Por su parte, los padres de Sebastian estaban tan avergonzados que lo forzaron a divorciarse. 

Por cierto, sobre Sebastian había otros apodos que circulaban entre los nobles.

El rumor de que Sebastian no podía tener hijos y que no podía complacer a una mujer.

Tal parece que eso fue el resultado de las crueles intenciones de Luluna para el gato. También ayudó el haber perdido a dos mujeres en un periodo tan corto y de la mala fama que Luluna tenía. 

También escuche que circulaba el rumor de que “Él no puede tener hijos porque, lo que no le pudo hacer al gato, ella terminó haciéndolo a él cuando se separaron. Así que el segundo hijo del Conde es rechazado por todas las mujeres con las que busca matrimonio.”

Por supuesto, no creo que eso sea verdad, pero sin duda los rumores juegan un cierto peso.

Y así, aquella ‘Fiesta de graduación de la condenación’ y ‘los días de la noble villana y la heroína’ aún forman parte de los cuchicheos entre la aristocracia.

Creo que Luluna va por una segunda y Sebastian una tercera que buscan nueva pareja…

“Nadie sabe lo que le depara el futuro.”

Dijo mi esposo con expresión serena al lado mío.

<=ANTERIOR ¦ ⇔ÍNDICE ¦

3 comentarios en “Villana y Gato – Capítulo 6

  1. Aunque no hubo sangre, estoy satisfecho con el resultado. De hecho, es mejor porque los rumores hieren más que la tortura.

    Me gusto la parte en donde decían que como no pudo castrar al gato, se lo hizo al prometido hahaha…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s